I Quit (and I’m Happy) – Dejé mi trabajo (y soy feliz)

I Quit (and I’m Happy)

Who would have thought that I would ever leave teaching?

I quit my job this past February, and I’m happy. For some time now, I hadn’t been happy teaching. I had given it all I could, and it wasn’t in my heart to continue. While some people thought I was crazy to leave the security of a job, others applauded me for this bold action.  I summoned all my courage, and I walked away from education.

“Working hard for something you don’t care about is called stress. Working hard for something you love is called passion.” ~Simon Sinek

credit: www.huffingtonpost.com
credit: http://www.huffingtonpost.com

So why did I really quit?

As a teacher, I didn’t feel alive anymore. I honestly felt like I was doing a disservice to my students and myself by not teaching with all my heart. Teaching is also a stressful profession, and by leaving I know that I created space to pursue my passions in life.

What does Liz really want?

Right after walking away, I asked myself this question. I let myself dream like a little girl once again, and I came up with this list.

* Be an enterpreneur

*Be a mother

*Do yoga and meditate

*Learn Italian

*Play the piano

*Write books

*Travel the world

*Take pictures

*Be a good person

*Inspire others

*Do good in the world

*Run

*Read

*Play golf

What’s  funny is that I may not be in front of a classroom as a regular “teacher” again in this lifetime. Rather, I feel that I am meant to teach and help others in some way. What will it be? I don’t know, but only time will tell.

And you? Did you ever quit something? How did you feel?

Dejé mi trabajo (y soy feliz)

¿Quién hubiera pensado que dejaría mi trabajo como profesora?

Renuncié en febrero, y soy feliz. Por mucho tiempo no era feliz dando clases. Ya había hecho todo lo que quería hacer como profesora y ya no tenía ni era mi pasión. Habían muchas personas que pensaban que estaba loca por dejar la seguridad de mi trabajo, mientras otros me animaban por mi decisión audaz. Me armé de valor y dejé mi trabajo.

“Trabajar duro por algo que no nos interesa, se llama estrés. Trabajar duro por algo que amamos, se llama pasión.” ~Simon Sinek

credit: www.huffingtonpost.com Con el fin de crear espacio para la pasión, dejé mi trabajo y me siento bien.
credit: http://www.huffingtonpost.com
Con el fin de crear espacio para la pasión, dejé mi trabajo y me siento bien.

¿Por qué renuncié?

Como profesora, ya no me sentía viva.  Era injusto que no estaba dando clase como lo había hecho una vez- llena de pasión.  La enseñanza es también una profesión estresante y al dejarla yo sé que he creado el espacio para perseguir mis pasiones en la vida.

¿Qué quiere Liz? 

Después de haber dejado mi trabajo, me hice esta pregunta. Una vez más soñe como niña y esto fue lo que resultó.

* Ser emprendedora

*Ser mamá

*Hacer yoga y meditar

*Tocar el piano

*Escribir libros

*Aprender italiano

*Viajar por el mundo

*Tomar fotos

* Ser buena persona

*Inspirar

*Hacer bien en el mundo

*Correr

*Leer

*Jugar golf

Lo gracioso es que quizás no estaré en frente de un aula otra vez en esta vida como “profesora.” Más bien siento que enseñaré y les ayudaré a otros de alguna manera. ¿Qué será? No sé, pero el tiempo lo dirá.

¿Y tú? ¿Has dejado algo? ¿Cómo te sentiste?